29 jun 2014

Editorial (Estudios nº 3)

0 Comment

La complejidad del mundo en el que nos toca vivir es superior a la de épocas pasadas, y evoluciona cada vez en mayor grado y a mayor velocidad. No podemos construir un imaginario colectivo y una cultura de clase a base de consignas. Afrontar la dificultad que requiere la lucha por la emancipación y la libertad pasa en primer lugar por elaborar un estudio minucioso y continuo de cada uno de los elementos actuales del poder.

En este nuevo número de Estudios, desde la sección de Análisis, hemos querido indagar en diversos aspectos relacionados con el Control y la Obediencia. No hay nadie más esclavo que quien no es consciente de su esclavitud, y el perfeccionamiento y sofisticación con que se programa la dominación nos obligan a estar cada vez más atentos y a ser cada vez más audaces a la hora de manejar las herramientas de la crítica.

En el contexto en el que nos desenvolvemos en la actualidad, el garrote no se usa de la misma manera evidente en que se hacía antaño (aunque últimamente vayan en aumento los “déjà vu” de este tipo). Desde hace ya algunas décadas la ingeniería social se encarga de conseguir la adhesión de la población de manera masiva e imperceptible, gracias a mecanismos sutiles y velados que insensibilizan, inmovilizan y someten a individuos y sociedades. Comprender estos procesos es fundamental para poder dirigir nuestra estrategia y acción de forma acertada y eficaz.

A pesar de todo, los acontecimientos socioeconómicos desencadenados en la última etapa del capitalismo han evidenciado para muchas personas que existe un fallo de sistema, que algo no funciona y habría que cambiarlo. Se ha despertado en ellas la duda y la curiosidad, es por ello que vivimos un momento clave. Hace falta debatir y analizar pero sobre todo, ser entendidos, saber esclarecer la realidad que sufrimos y transmitir nuestras aspiraciones de manera que sean una alternativa comprensible y deseable de transformación social.

Es la capacidad de análisis y de claridad la que hizo grande el movimiento libertario. Si hace tan solo unas pocas generaciones las y los anarquistas veían la revolución al alcance de las manos, fue gracias a una herramienta práctica como el anarcosindicalismo, pero sin duda la energía potencial que contenían los sindicatos no hubiera tomado la magnitud ni la eficacia que tuvo de no haber sido por la insistencia en el estudio y la formación. Creían, por encima de estrategias populistas o de la voluntad exclusiva de conseguir mejoras, en la autoformación colectiva, en ser individuos íntegros, sin caer en elitismos intelectuales o estereotipos inalcanzables, y que el resultado de todo ello se viera reflejado en la acción colectiva. Lo demás, vino por sí solo.

Este proyecto pretende ser continuación de ese espíritu, deseamos que sea de interés y que contribuya a conformar aquí y ahora un movimiento obrero consciente. Para ello os animamos a aportar estudios, investigaciones, análisis y reflexiones de calidad y que lo hagamos entre todas y todos. Agradecer también la colaboración y el trabajo militante de todos los compañeros y compañeras que han hecho posible este número. Gracias a su esfuerzo y entusiasmo es posible presentaros “Control y Obediencia”.

Secretaría de Formación y Estudios, Secretariado Permanente del Comité Confederal de CNT.

[top]