poesía y huelga

poesía y huelga

El tiempo se detiene de repente. El ritmo marcado por los que tienen enmudece y se vislumbra lo posible de un vivir distinto, más ancho, más nuestro, más de todos y todas. La huelga, sí, la huelga suspende de un plumazo las leyes de la necesidad.

Por eso hemos de celebrar el momento en el que miles, decenas de miles, centenas de miles, millones de personas, deciden parar de golpe. Decimos parar, que no quedarse quietos. Parar en la calle y en los tajos la ofensiva de los señores del tiempo. Parar para dar un paso hacia delante y disfrutar ―acaso durante horas― de un hogar a salvo de la baba nauseabunda del capitalismo.

Quizá por eso la huelga sea el sitio de la poesía. ¿Acaso no es el poema el lugar donde se cobija la esperanza de un vivir definitivamente a contrapelo? Claro, la huelga, como el cuaderno del poeta, es un territorio en fuga, un camino suspendido sobre la senda abierta por los capataces.

Paremos pues. Hay un lugar para encontrarnos y decir con nuestras voces… Solo debemos hallar su puerta. Sirva la huelga para romper los muros. Detengamos los relojes: es la hora de jugarnos la vida entera.

Participa también en ella enviándonos UN POEMA para la revista en la que estamos trabajando y que ya ha sacado su primer número a la calle: ESTUDIOS, revista de pensamiento libertario alojada en esta dirección web: http:/www.estudios.cnt.es

Puedes enviarnos tu aportación a este correo electrónico: redaccion.estudios@cnt.es

¡Contamos contigo! ¡A la huelga!

Listado de autores y poemas

Aisa, Andreu
TOXINAS DE RABIA
Vierto mi rabia contra el hecho de tener que buscar trabajo
de tener que venderme al mejor postor
de tener que mendigar para poder vivir.
Vierto mi rabia contra los esclavos
que disfrutan siendo esclavos
y se especializan para ser aún mejores esclavos.
Vierto mi rabia contra el que
le ríe las gracias a su verdugo
y se deja llevar por las sirenas
que adocenan el vaivén de su propia prisión.
Vierto mi rabia contra aquellos
que su exceso de empatía no les deja ni caminar.
Vierto mi rabia contra el
hecho de no encontrar trabajo,
a pesar de que me de rabia
tener que buscar trabajo.
Vierto mi rabia en estas letras
por no hacerme sangre en los nudillos,
vierto mi rabia contra mi mismo
contra mi miedo
y contra mi propia rabia.
Lanzo un grito desde lo más profundo de mi rabia
para poder vomitar las toxinas de rabia que florecen
por mi garganta: AAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!

andreu aisa.

http://rendijasdedesobediencia.wordpress.com

Álvaro de los Ángeles
SABER PARAR
La vinculación del mito
al horario de cierre
y apertura
Sobre la mesa, un lector
de tarjetas de crédito
y un vaso de plástico
Sobre la cabeza,
el peso de saber o no saber
desobedecer
En el escaparate,
la figura deformada de un hombre
con los reflejos
zijzageantes del ritmo ajeno
Mirar afuera,
fuera de sí,
y poder parar a tiempo
Todo se sustenta en el trípode escuálido
de la libertad, la igualdad
y la fraternidad,
siendo éste su lado más débil.
http://www.alvarodelosangeles.org/

Arias Rego, Xiana
No conciliadas.
Nos reconocemos en el dolor:
No fue fácil ir a las fiestas.
Al volver pasábamos días
y noches enteras atadas
a las patas de las camas.
No éramos lobas pero
teníamos hambre.
Nos reconocemos en la rabia:
El cuarto oscuro, en silencio,
en una esquina la niña se tira del pelo
y grita tanto…
Nos reconocemos en la música:
Este es el ruido de pelar una patata.
No es más que eso. Es el ruido de
pelar una patata.
Junto al ritmo del corazón acelerado.
Nos reconocemos en la duda:
Cuanto aguantará la mano
en la olla de agua hirviendo?
Cuanto tardaré en decir
lo que quieran que diga?
Las no conciliadas entendemos
De torturas, inviernos y metales.
De bocas non pañuelos mojados.
Del tendido eléctrico.
De los besos que duelen.
De todo este humo.
De aquel amor.
De toda esta tontería.
Que los pillos decían “yo quiero moler”
Y parecía que
Había que abrir el molino a cualquier hora.
Pero aprendemos a meterles los dedos en los ojos.
Unas atrás de otras empezamos a ARDER.
****
Non conciliadas.
Recoñecémonos na dor:
Non foi fácil ir ás festas.
Á volta pasabamos días
e noites enteiras atadas
as patas das camas.
Non eramos lobas
pero tiñamos fame.
Recoñecémonos na rabia:
O cuarto escuro, en silencio,
nunha esquina a nena tira do pelo
e berra tanto…
Recoñecémonos na música:
Este é o ruído de pelar unha pataca.
Non é máis. É o ruído de
pelar unha pataca.
Xunto ao ritmo do corazón acelerado.
Recoñecémonos na dúbida:
Canto aguantará a man
na pota de auga fervendo?
Canto tardarei en dicir
o que queiran que diga?
As non conciliadas entendemos
de torturas, invernos e metais.
De bocas con panos mollados.
Do tendido eléctrico.
Dos bicos que doen.
De todo este fume.
Daquel amor.
De toda esa leria.
Que os pillos dicían “eu quero moer”
e parecía que
había que abrir o muíño a calquera hora.
Pero aprendemos a meterlles os dedos nos ollos.
Unhas atrás doutras comezamos a ARDER.

Xiana Arias

Ballesteros Almazán, Francisco
He buscado en el baúl de los recuerdos
He buscado en el baúl de los recuerdos
algún poema
pero nada explica esta lluvia
estas carreras
esta interminable decadencia
la única verdad
sigue estando en este justo presente
no tiene agenda
Inútil buscar el origen del conflicto
encontrar la raíz verdadera
cada cual en busca de su lugar
con la conquista de la primavera
o con el inevitable y previsible frío.

http://fotovideopoesia.wordpress.com/

http://fotovideopoesia.es/

Manuel Benages

Arrima el hombro (Junio 2011)

Desestaña tus párpados,

desbosteza tus sueños.

Hoy el futuro canta

y no son endechas de dolor

sino cantos de esperanza.

Llega el tiempo de los todos,

de soledad aplastada.

Hierático huye el ayer,

inmensurable mana el mañana.

No te quedes ahora quieto

donde quieta se pudre el agua.

Une tus brazos a la corriente,

a lo lejos la mar aguarda.

Hay una voz que pide,

hay una voz que recita,

hay una voz que grita,

hay una voz que calla…

Nos falta tu voz,

esa voz que canta,

que le pone caminos al cielo

y estrellas a la montaña.

Sin ti, estamos más cerca

de ser muy poco, casi nada.

Contigo somos todo.

Arrima el hombro

y te crecerán las alas.

Manolo Benages

http://espejosdepapel.blogspot.com.es/

Jorge Brunete
Inflexión
No hay vuelta atrás:
quien conjugue la derrota
se retirará pisando
las cortezas de los árboles
-una manada de lobos
se anticipa al invierno-
¿dónde asirnos
cuando han prohibido las tormentas?
¿cómo asustar a nuestros padres
si ya han sido invadidos los corrales?
Intentamos cortar el tráfico.
Era eso
lo único que nos retenía
mudos
¿dónde buscamos los aullidos
si nos han negado el polvo?
Pese a todo
en la distancia
nos reconocemos

Jorge Brunete

(del poemario inédito La casa de Mijaíl)

http://poesiadelafrontera.blogspot.com.es/

Enrique Cabezón
nuevas reglas del capitalismo 7
ya sé que lo dejamos de hacer cuando ellos lo ordenaron
que nos premiaron con la golosina de mascota que son
las palmadas en la espalda de los poderosos y sus secuaces
ya sé que así uno vive más tranquilo y que el tiempo traerá
antologías y homenajes que llenar ese anaquel de historia frustrada y frustrante
qué esperar de las bibliotecas y los cementerios si no silencio
y asépticos aplausos en la distancia
ya sé que todo lo que hacemos los que nacimos a este lado
es sospechoso y genera miedos y odios atávicos
y eso está bien
estoy conforme
con que se sientan así
nos dijeron que vaciásemos de contenido la palabra «escritura»
como el molde de escayola de la cara de un muerto
un vaciado de formas quietas
nos dijeron que no hurgásemos en ese extraño lugar
donde se muerden el cuello veracidad y verosimilitud
ese espacio fértil entre artificio y mentira
nos dijeron pensar sólo en la funcionalidad
y nunca mezcléis arte política vida sociedad…
demasiados ingredientes- decían
y eso está bien para otros
pero yo no estoy conforme
así que con el vigor en que se ocuparon en anularnos
con la saña que invirtieron en no hacerse eco de nuestra existencia
yo trabajo en llenar de sentido
para mí
la palabra
«escritura»
duela o no

Carmen Camacho

CAMBIO CLIMÁTICO

Es

te

re

loj

de

sol

                                                                                                                                                                                         se atrasa.

Carmen Camacho

http://www.carmencamacho.net/

Laura Casielles
DESCENTRALIZACIONES (IV)
Reivindico mi mitad mora, la parte goda
de mi genoma,
basta ya
de dioses griegos que no riegan mi sangre.
Reivindico
un viejo primate casi en las costas de África,
un pueblo que vivía aquí antes.
Amo
a Ariadna y a Helena, sí,
pero ya basta:
¿qué ha pasado
con las tres mil mujeres sabias de la corte andalusí?
No reivindico a Pelayo, no reivindico a Isabel,
no vencí
en ninguno de los Triunfos De La Historia.
No sé si habrá héroes en mi estirpe, mi memoria instintiva se detiene
en un loco y una hereje que llenaron los huecos de mi genealogía
en el tramo que se pierde en los siglos oscuros.
Reivindico
los obreros que pueblan mi escudo de armas
y las lenguas que mataron antes de que yo las pudiera aprender.
Basta ya de vírgenes de óleo y de rosa y de rosae,
ya hemos tenido bastante
derecho romano.
No fueron mis antepasados lo culpables
del saqueo de El Dorado, de las casas
quemadas en Brunei.
Reivindico
a quienes emigraron hasta aquí
y a quienes al desertar por amor me salvaron del limbo.
Dejad ya de pintarme
un paseo de grandes avenidas
(inconfundibles, rectas, limpias),
dejad ya de decidirme
apellidos ilustres.
Mi memoria rastreará mi linaje
enredando callejas.
Rehilará cien recuerdos escogidos
para un futuro justo.

Laura Casielles

http://www.sedicegamal.com/trespiesdelgato/

Luis Felipe Comendador Sánchez
HAY SEÑALES
Hay señales que alumbran un disparo,
gestos de pita para domar un cuello,
canallas de redoma dispuestos al ajuste,
cien cuchillos mellados que en su óxido contienen la gangrena,
un sicario de números jugando a ser Damocles,
alguna sumisión
y unas panteras dispuestas a atacar y a hacer un muerto…
Hay señales que despiertan el miedo justo al alba,
cuando abro los ojos…
las miro anonadado
y decido no verlas por si el minuto próximo
ya no fuese preciso…
pero noto aquí adentro su empuje de monedas,
veo en la claraboya de los ojos su cernirse de deudas,
me espanto sin gritar,
sin hacer gestos,
sin moverme siquiera de este lugar absurdo donde caerán las bombas…
Hay señales como pájaros negros que me dicen,
sibilas,
que el tiempo va en mi contra…
hago que no las veo,
intento obviarlas siempre,
pero sé que me indican la espiral a lo negro…
También hay tipos trágicos que llevan las señales en sus nucas…
y otra clase de hombres,
que apenas pertenecen a este mundo,
que saben que el dinero no es la suerte
de los hombres lanzados a la nada.
Si un día de estos no estoy,
o no puedo,
o no contesto,
o no saludo acaso…
es que todos los signos se fraguaron en hechos ponderados
y en heridas difíciles…
No penséis que me afecta en lo sensible
esta forma arbitraria de ser nada
entre todas las cosas…
me hundiré como espectro del sistema,
estaré destruido como elemento absurdo
de esa gleba a la que rindo cada euro,
seré un cero a la izquierda de la izquierda
al ver de los cajeros automáticos,
quizás no tenga ya para tabaco
ni para la tortilla de los lunes…
pero mi mente, alegre,
siempre alegre…
vigilante,
dispuesta,
combativa…
alzará aún más su vuelo…
y será entonces cuando pueda decir con voz serena
cada nombre vulgar y su adjetivo,
cada pérfido gesto de los zafios,
cada humillada cesión de los vencidos…
No habré muerto, lo sé…
pues seré vida en palabras que maten…
lo presiento.
Hay señales que alumbran nuevas voces…
y han de teñir de rojo
las camisas de hilo de quien medra.
Nadie podrá evitarlo.
Tiempo al tiempo.

© Luis Felipe Comendador 2012

http://www.lfediciones.com/comendador/

Cruz, Juan
CRISTALES, RUINAS, SEMILLAS

*

Vasili pensaba tirado sobre la cama de su pequeña habitación. Uno a uno, repasó durante horas todos los fracasos de su juventud. Revisitaba los planes, por supuesto frustrados, que había trazado cuando era un adolescente, y fruncía sin parar el ceño. La realidad ―se dijo sin contemplaciones― era que no había conseguido nada: tenía treinta años y todavía no se había independizado, su trabajo era una mierda y poco se podía esperar de un futuro que parecía venirse abajo para casi todo el mundo.

Pensó en sus padres, cuya vida nunca podría emular; entre otras cosas porque ellos, mal que bien, habían vivido con todo el desahogo que a él le faltaba, desempeñando un oficio retribuido justamente y por el que adquirieron un cierto reconocimiento social que él, como trabajador precario de la hostelería, con un sueldo por debajo de los 400 euros, jamás llegaría a conseguir, aunque fuera eso lo que menos le importara.

Vasili era un joven ateniense licenciado en Biología. Sus padres eran funcionarios de la administración local. El joven griego, que durante varios años había opositado a una plaza del cuerpo de profesores de secundaria sin éxito, empezó un doctorado que pensó le podía abrir las puertas de la docencia en una universidad amenazada por la privatización. Una amenaza que los jóvenes griegos, machacados como pocos por la degradación del estado de bienestar y las condiciones laborales cada vez más precarizadas de la sociedad posindustrial, combatían saliendo a la calle en masa, ocupando facultades, presionando a los medios de comunicación e impidiendo que su lucha fuera recuperada por ningún partido político oportunista.

Fue precisamente en aquel día, justo en el momento en el que una de aquellas multitudinarias manifestaciones pasaba por debajo de la ventana del joven biólogo, cuando Vasili, cansado ya de tanta frustración y de tanto lamentarse inútilmente, apretó los dientes, se puso de pie de un salto, cogió un pañuelo y salió de casa. Se encontró de repente sumergido entre una multitud de jóvenes que portaban banderas negras y que se dirigían hacia la zona comercial de la ciudad. Nunca había participado en una de aquellas movilizaciones, pero su instinto le hacía moverse con facilidad. Muy pronto se confundió entre la masa. Luego se puso de puntillas y vio, justo en el momento en el que la cabecera de la manifestación entraba en la gran plaza del ayuntamiento, como decenas de policías antidisturbios se empezaban a desplegar frente a las tiendas de lujo. Poco después, cuando la mayoría de los manifestantes empezaban a taparse el rostro, escuchó como el cristal de un banco se rompía en mil pedazos. Vasili contempló como la rabia incontenible de cientos de jóvenes de su generación arrasaba una de las calles más lujosas de la ciudad. Sintió que el corazón le latía a mil por hora. Una explosión de adrenalina parecía tensionarle el cuerpo como nunca antes. Se supo preparado para la acción. De repente algunos de los manifestantes empezaron a correr. Los primeros botes de humo rodaron por el suelo. Tosió unas cuantas veces y se movió rápidamente para alejarse de la nube tóxica que amenazaba con envolverle. En esas estaba cuando, sin darse cuenta, chocó con un joven que pintaba con spray en la fachada de un banco cerrado unos minutos antes. El joven le miró y le hizo un gesto. Le indicaba que se tapara la cara con el pañuelo que Vasili llevaba al cuello. Hizo lo que le decía y empezó a respirar mejor. Miró hacia el suelo y vio un bote de humo vacío de contenido. Se echó mano a la capucha de su jersey y se cubrió la cabeza. El joven biólogo tomó una decisión.

**

En la manifestación de la que hablamos, un joven, tras hacer una pintada en la fachada de un banco, se da la vuelta y le guiña un ojo a otro que en ese preciso momento se acaba de cubrir la cabeza con la capucha de su jersey. Un pañuelo también le oculta el rostro. El joven del que hablamos, que podría ser muchos y al que ahora nos resulta imposible identificar, ha cogido un bote de humo vacío y fija su atención en el cristal de un banco que va a ser protegido por una reja metálica que comienza a bajar. Aprieta los dientes. Se siente de repente otro porque tomó una decisión. La rabia le muerde. Entonces, antes de que sea imposible, el joven encapuchado arroja el bote metálico contra el cristal del banco, todavía desguarnecido, y lo hace añicos. Poco después la persiana baja del todo. En la misma se puede leer una vieja pintada que el joven manifestante lee con los puños cerrados: «No nos dan miedo las ruinas». Siente que la esperanza le revienta el corazón y sale corriendo.

Juan Cruz López

http://labandadeloscuatro.blogspot.com.es/

David Eloy Rodríguez
LABOR
Yo traje a este sitio mi cuerpo
y aquí lo desgasto en jornadas,
aquí me esfuerzo de luna a luna
hasta que la palabra descanso
florece hermosísima en la boca.
El techo bajo el que nos guarecemos
es provisional e inestable; en ocasiones
confundimos todo esto con un hogar.
Conformamos una familia extraña:
hermanos bajo las luces permanentemente encendidas
de la videovigilancia, sacándole punta al tiempo
en una labor enhebrada por obediencias
y desobediencias, sutiles percepciones,
soledades y compañías, diálogos callados.
Vistos desde lejos parecemos granos de arena
arrastrados por un viento inútil. “¿Y qué importa?”,
nos decimos los unos a los otros.
Pero en los sueños murmuran sombras
que nos interrogan y nos turban, que musitan:
“¿Cómo se puede ser arena
sin ser desierto, sin sufrir la sed?”
El jornal no paga la sangre de mis horas, su alto sacrificio.
En el trabajo está prohibido hablar.
Pero yo hablo. Todos hablan.

David Eloy Rodríguez

De Para nombrar una ciudad (Renacimiento, 2010)

Matías Escalera Cordero
NUNCA TRAICIONES A LOS TUYOS
(excusas para no hacer lo que uno debe hacer)
Un tarde de aguanieve… (no sé por qué aún recuerdo ese detalle…)
Siendo niño
Oí a alguien decir a mi lado… (tal vez fuese un vecino: no recuerdo
en cambio ese detalle…)
…nunca traiciones a los tuyos…
Hablaban –creo– de antiguos muertos sin enterrar…
El caso es que casi olvidé a aquellos muertos: pero nunca
Aquella afirmación tan rotunda
E imperativa…
Así
Cuando me digo…
… ya he luchado mucho… (y tal vez sea verdad…)
Sé que es una excusa
Y me respondo…
…nunca traiciones a los tuyos…
Y cuando caigo en la tentación… (tan ruin por otra parte…) Y pienso…
… no les voy a regalar ni un día más de jornal…
Sé que es una excusa
Y me respondo…
…nunca traiciones a los tuyos…
Y cuando me digo…
… ¿quién se ocupará de los chicos…? (pero no pienso realmente en ellos…)
Sé que es una excusa
Y me respondo…
…nunca traiciones a los tuyos…
Y cuando asevero… (sin verdadera convicción: eso sí…)
… La huelga no va a mejorar las cosas…
O
… Ya hicimos muchas huelgas y no han servido para nada…
O
… irán muy pocos al final…
O
… esto en realidad a mí no me afecta…
O cuando alardeo… (como un imbécil…)
… para quemar el Parlamento…
… pero para una simple huelga ni me llaméis…
Sé que son excusas
Y me repito… (una vez más…)
…nunca traiciones a los tuyos…
Sí (es verdad: no vamos a discutirlo ahora…) Se está mejor en casa
Junto al televisor y olvidado de todo…
… y que los hijos se las apañen solos con su futuro…
… como hemos hecho todos…
Sí (es verdad: no vamos a discutirlo ahora…)
… todos son iguales…
Pero sé que esta también es una excusa
Y me digo…
…nunca traiciones a los tuyos… (mira: cae aguanieve y hace frío)

Matías Escalera Cordero

[Poema inédito, para ESTUDIOS, revista de pensamiento libertario]

LA OPORTUNIDAD DE LOS COBARDES

Cuando era niño lloraba sólo con pensar en Leónidas y sus trescientos espartanos

Los nombres de Termópilas y de Numancia

Erizaban el vello de mi piel

Y un escalofrío –aún hoy me recorre el dorso– recorría mi espalda

Hasta la nuca (también el último caballero templario

defendiendo Jerusalem

o el sacrificio de Uncas y las lágrimas

de su padre: los últimos de una estirpe condenada al olvido)

Luego –cuando crecí– fueron Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti (y las jóvenes

hilanderas de Nueva York: cada ocho de marzo

y cada primero de mayo rezo por ellos) Y Buenaventura Durruti

Y Dolores Ibárruri y Marcelino Camacho

Me emocionaba pensar en el día de la oportunidad definitiva

El del sacrificio incondicional y el completo círculo del heroísmo

Al fin cerrado que no llegará

Nunca habrá inmolación desesperada ni la dignidad

De los habitantes de Numancia (de los ciegos precursores de aquel Madrid

del espanto y de la obstinada resistencia) De Leónidas

O de las jóvenes tejedoras neoyorquinas

Termópilas ya no me espera y Leónidas sabrá que ha sido traicionado

Una vez más (Sacco y Vanzetti: no me aceptarán como a un igual)

Y cada mañana cuando tome el autobús cuarenta y dos ya no podré

Mirar con altanero ademán a su conductor (ni a los viajeros

que dormitan –y regurgitan a cabezadas rítmicas– el sopor

y el cansancio de sus vidas) No seré tampoco ya el último defensor

De la nueva Jerusalem

Hoy ha pasado ante mí la espada –la antorcha– y no me he atrevido

A tomarla en mis manos

El miedo –y el cálculo– han atenazado mi puño

Que no ha sido capaz de extender siquiera un confuso trazo

Un aborto de firma o señal encima de la hoja en blanco (se trataba de la justa petición

para la readmisión de la joven secretaria del Jefe de ventas)

¿Habrá una nueva oportunidad para los cobardes…?

Tomaré entonces la espada…

Alcanzaré de nuevo el autobús cuarenta y dos con la inequívoca nobleza

De una hilandera neoyorquina…

Seguiré rezando cada primero de mayo y cada ocho de marzo (siempre que una hoja

en blanco pase ante mí)

Matías Escalera Cordero

[Poema del poemario Grito y realidad (Baile del Sol, 2008), para ESTUDIOS, revista de pensamiento libertario]

Jorge Espina Fernández
29M
Tanto número pi,
tanto cuento de la buena pipa que nunca se acaba,
tanto Pitágoras,
tanto Newton,
tanta manzana cayéndose al suelo.
Tanto Arquímedes,
tanto cuerpo flotando en el agua.
Tantos números primos durmiendo en las calles,
tanto tejado sin techo.
Tanto siete, seis, cinco de la mañana,
tanto ya ha anochecido y los niños están dormidos.
Tanto medueleaquí,
tanto coche averiado,
tanta crisis y tanto mercedes.
Tanto soñar que soy una gota de agua
que cae sobre un torrente.
Una gota de agua que lo arrastra todo.
http://apologadelaluz-jorgeespina.blogspot.com.es/

Fam TF
Un rap desesperado
en este mundo subyugado,
ni amigos ni enemigos
sólo perro abandonado.
No dejes que te hundan,
no te rindas, no sucumbas.
Recuerda las palabras,
poderosas como armas.
No temas represalias,
no pierdas tus agallas
solo, sí, pero entero
libertad y dignidad
soledad y desespero
mejor pobre y valiente
que cobarde con dinero.

TF Fam

David Franco Monthiel
LOS NUEVE LIBROS DE LA HISTORIA DEL DAÑO
La bondad
se desgasta.
HABLA SOSOS DE PÉRGAMO SOBRE PARSONS, SPIES, FISCHER Y ENGEL
En mitad del camino había una piedra
Carlos Drummond de Andrade
Apenas queda un puñado de teselas.
Hay quienes las arrojan
al río del tiempo
y quienes se apedrean
en la oscuridad.
Hay quienes las siembran
en las murallas
y quienes siempre tropiezan
con ellas
en el atajo de baldosas.
Algunos las miramos.
Y las apretamos en la mano.
http://dabolico.blogspot.com.es/

Francisco Gálvez
ENFERMOS DE TODO MENOS DE SIDA
Retales de colores quieren un poco de algo,
no demasiado, aburre todo en línea, sin curvas,
porque todo está vivo y sigue moviéndose.
Se apresuran a contar las baldosas con rostros
de película y beben el agua que se aloja
en la espalda de los sueños impasibles…
Reunidos en conversación cenan y desayunan
con idénticos platos y vueltos a lavar…
Hay un reloj, una campana, todos venden
y compran, nunca cosas diarias, pero si todos los días.
Sobre la roca un lagarto estatua a pleno sol
con la boca abierta y la cabeza elevada
como en un trono. Y un hogar en el cauce seco
de un río en época de lluvias es dibujo
que al carbón se difumina…
Al atardecer, a cielo abierto, desde lo más alto
aves en círculo se dejan caer vertiginosas,
o nadie enseña que la vida de unos es muerte
para otros. Y los símbolos no dan la vida,
es el tiempo y la mirada, el árbol y su sombra,
la espera de cada uno. Por eso la fiebre,
y no es posible estar presente en este mundo
sin romper nada, en realidad es un S.O.S.
por eso, a veces, mucha irritación,
conforme galopamos hacia el fuego.

(inédito)

FRANCISCO GÁLVEZ
VERDE
Son nuestras casas, calentadores,
fábricas de tabaco y níquel,
nuestra madera,
posible incendio en una tarde
de verano, nuestra agua
y los abrigos,
tanto humo, niebla, formas del color,
deshielo, un animal herido
se arrastra. ¿Alguna música
puede salvar gamos,
bosques y hombres?
¿Qué podemos hacer
en el temblor de horas?
¿Recortamos el agua,
se guarda el pan,
dejamos de mover humos,
o caminamos en lugar de volar?

(inédito)

FRANCISCO GÁLVEZ

http://www.lapoesiadefranciscogalvez.com/

Miguel Ángel García Argüez
UN CICLÓN DE RABIA
Cuando todas la abejas decidieron
dejar las flores, la miel y los cuidados
y empezaron a girar ruidosamente
cercando la colmena
como un ciclón de rabia,
la reina con su corte de zánganos
sintió por vez primera
que la historia no iba siempre a
ser
igual.

(Miguel A. García Argüez)

http://cambiodeagujas.blogspot.com.es/

Alberto García-Teresa
Si abandonásemos cada uno,
si dejásemos libre
nuestro asiento,
nuestro sitio,
nuestra plaza
en la fábrica,
en la tienda,
en la oficina,
en el taller.
Si dejásemos libres
nuestras manos
de la máquina,
del teclado,
del arado,
del cincel;
entonces,
entonces,
podríamos levantar la vista
y mirarnos a los ojos
y volver a ser
hombres y mujeres
con sueños,
esperanzas,
alegrías.
Hombres y mujeres
con vida.

Alberto García-Teresa

www.albertogarciateresa.com

Antonio Gomez
Mordido el cebo,
modos y maneras
recuperan ausencias
acelerando enfermedad
y heridas.
Las respuestas diluidas
no aliviaron
la condena de la fiebre
y menos todavía
la descolocada conciencia
que con fuerza fluye
delatando delito a delito.
La realidad no es un augurio
la esperanza puede serlo.

Antonio Gómez

Haddad, Blanca
Dominando a la Bestia
Vendrá la muerte
y tendrá un uniforme anti-disturbios
te extirpará el aliento
y pondrá en su lugar
ovillos de poliéster,
rebajas,
descuentos del setenta por ciento,
ketamina
y cremas con olor a falsa lavanda.
Marcharás asustado,
ansioso,
por los bulevares donde solías pasear,
donde solías comprar flores
y pan de verdad.
Lloviznarán pelotas de goma
sobre la mesa
donde comen tus nietos,
cereal transgénico,
cenarán balas de goma.
Desayunarán antidepresivos,
productos para perder peso,
para ser bellos:
porque serán amados solo si son bellos.
Se internarán en discotecas colosales
para crecer en un lugar seguro,
entretenido.
Un Dj presumido
les enseñará un camino
sembrado de insomnio
y cañones de espuma.
Correrán al lado de toros angustiados,
jugarán con el ahogo,
desearán tener
-como mínimo-
una contusión cráneo encefálica,
un pequeño colapso.
Desearan creer que dominan a la bestia.
Desearan creer que no temen a la muerte:
A su uniforme negro,
a su falta de rostro,
a su cercanía en la plaza,
donde todos los sábados,
solías comprar flores
y pan de verdad.
Vendrá la muerte
y tendrá
un uniforme anti -disturbios.

Blanca Haddad

Carmen Herrera
A la huelga
Huelga
huelga
huelga
ahora
no huelga mañana
no huelga más tarde
será demasiado tarde
huelga
ahora
o nunca
huelga ahora
huelga en el trabajo que no tienes
huelga en la sociedad que no consumes
huelga en los bancos que no te benefician
huelga en la política que no te representa.
A la huelga
aunque
no holgamos
huelga
decirlo.

Carmen Herrera Castro

http://carmenherrera.wordpress.com/

Icaria, José
Mientras europa arde
Mientras europa arde,
¿a qué esperas para manifestarte?
Después dirás, como los progres,
que corrías ante los grises,
que no fuiste un cobarde.
Pero tus hijos se preguntarán
por qué no saliste antes,
por qué se te hizo tarde.
Gana la banca y oscuros
vampiros se relamen.
Las calles te preguntan:
Mientras europa arde,
¿a qué esperas para manifestarte?
Llámalo prudencia
Llámalo prudencia,
o resignación. Pero
una noche, mientras
dormías, una mosca puso
sus crías bajo tus párpados.
Y ahora,
todos tus sueños nacen podridos,
y es tu alma la que yace
a los pies de tu cama.

José Icaria

http://www.joseicaria.blogspot.com/

Domingo Lopez

PARA

Domingo López

 Para la obra

para la cadena de montaje

para el transporte y la cinta transportadora

para el tráfico y el tráfago

para parar el paro

para pelear

para

López, Raúl
Detenido
Detenido el trabajo en este día,
detenido en la lucha del futuro,
detenido bajo su oscuro muro,
detenido por mucha policía.
Detenido en un semáforo en rojo,
detenido si miras a sus bienes,
detenido a manos de los que tienen,
detenido porque tiran… no aflojo.
Detenido por un punto y aparte,
detenido este avance financiero,
detenido este asunto de dinero,
detenido por percances de mi arte.
Detenido para echar otro pulso,
detenido por repeler sus leyes,
detenido por detestar a sus reyes,
detenido para coger impulso.

Raúl López

Maeso, Mª Ángeles
CONTADME HOY
Tened presente el hambre Miguel Hernández

Yo, Precario Sanz, sucesivamente despedido y contratado con menos derechos cada vez, también he parado, contadme. El rotundo silencio de este amanecer se ha hecho también con el mío, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Subcontratada Sánchez, peonza de todos los caminos de cuya nómina sorben todos los pistoleros, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Itinerante Ruiz, nómada por doce horas subterráneas, electricista o profesor por cuatro, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Temporera Pérez, que concentro en contratos de dos horas la tarea que debe hacerse en ocho, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Autónomo Gutiérrez, dueño único de mi hambre, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Mínima Bermúdez, mínima seiscientas treinta y tres veces, con treinta céntimos, trabajadora agrícola por todo el día, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Subsidiario González, perceptor de una Beneficencia decimonónica de 420 euros, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Becaria Rodríguez, experta en todas las incertidumbres, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Embargado Rupérez, aplastado por una hipoteca, imposibilitado para el descuento de una jornada de huelga, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Simpapeles García, asistenta que no consta en lugar alguno de trabajo, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Yo, Parcial Fernández, expulsado de toda protección social, supérstite humano gracias a contribuciones en especie, también he hecho este silencio, pero nadie lo habrá contado.

Contadme, el sol, que sale para todos, hoy ha hablado más claro, gracias al rotundo silencio de este amanecer, que también se ha hecho con el mío. Contadme hoy, 14 de noviembre de 2012.

Mª Ángeles Maeso

Malecon, La dama del
Huelga decirlo
No falta dinero, sobran cabrones,
Porque hay tanto cabrón subvencionado
Y metiendo la mano en los cajones
Que no queda un mal euro despistado.
El que había lo apañaron los banqueros,
Las empresas, la Merkel, los Borbones
Y un puñado de políticos trincones,
Cual si fueran vulgares bandoleros.
Por eso se echarán a la calle los obreros
Con sus picos, sus palas y canciones
(…De sangreeee de un coooompañero…)
Para que se oigan su voz y sus razones.

Autora: La dama del Malecón

Esmeralda Martín
NÉANT
Marzo mayea
en el caminar alegre
de los adolescentes
En la alcantarilla
las ratas buscan
el despojo
que no encuentran
La crisis no ha dejado
ni las tripas
en el vientre helado
de mi ciudad
PAN DE AYER
Lleva sed de trigo en las venas oscuras,
escondida,
lleva hambre en los ríos claros,
en las sienes,
quieta.
Y un poco de dolor en los costados.
En la alforja, pan de ayer,
migas negras,
vergonzosas.

Antonio Martínez y Ferrer
La pancarta
los dueños de las empresas
no son hermanas de la caridad
su naturaleza es la ganancia
y
para ello
-si nadie lo impide-
pagarán menos
por el mismo trabajo
nuestra arma
es luchar
contra la explotación salvaje
y
esclavista
rebelarse en forma activa
contra las leyes,
-que dan el poder a los patronos
y
sus mercados-,
es la única forma
de no perpetuar
la esclavitud asalariada
y
la pobreza.
socializar
los medios de producción
industriales e intelectuales
es la única solución
social y humanista
que la Huelga General
abra el horizonte
y
siembre las voces
hacia el futuro
de la
revolución social
de los
trabajadores

Máximo, E
Catorce, catorce de noviembre…
Se oía un rumor:
el del trabajador luchando,
solemne;
a la par que se alzaba un rubor:
el del trabajador trabajando,
inerme.
Uno,
puño en alto y pasión en vuelo,
grita,
rebosa
su corazón ardiente,
ayuda,
conmueve,
se libera,
se defiende…
Otro,
mirada en los pies y alma inerte,
muerde ansioso -galopín-
un anzuelo anclado,
anclado al bolsillo de algún dirigente…
‘¡Derecho a trabajar, derecho a trabajar!’,
exclaman sus dientes,
mientras el sistema,
usurpador,
que le roba el usufructo,
que le amordaza el espíritu,
que le acongoja la mirada,
que le aprieta las costillas,
le vocifera tranquilo al oído…
Me alimentaré de tu esfuerzo y de tu vida
hasta el día de tu muerte.

E, Máximo

www.regeneracionlibertaria.org/

Eladio Méndez
Sueños
Aunque no lo comprendas has de estar preparado,
veras de llover niños con hambre bajo el brazo,
lirios pestilentes sobre los ataúdes y
monedas de espinos que colmaran las manos de la usura.
Los ríos invertirán su curso
para surcar contra corriente
los albañales, trasladando en cananas de oro
la inmundicia de nuevo a sus orígenes.
Los caballos sin crines trotaran sobre el  tiempo
destrozando las bridas que los hacen esclavos
y una feroz tormenta
trizará los tímpanos del miedo.
Todo el caos será nueva armonía
cuando tu voz se ice como lava incendiaria
y arrase los rincones viciados de egoísmos.
Aunque ellos aun lo ignoran
soñar es el principio.
http://esmeraldamartin.blogspot.com.es/

Iosu Moracho
Huelga
Hoy el amanecer tendrá que nacer de madrugada,
con el último turno de trabajo.
Hoy la dignidad será dejar desiertas las fábricas, las escuelas,
los comercios, los transportes, las oficinas.
Hoy es el día en que avanzaremos más deprisa a todas partes
si vamos juntos, caminando.
Hoy no tendremos trabajo, compañero,
para que todos un día tengamos trabajo.
Hoy no cobraremos nuestro salario de justicia,
para que haya un salario digno y justo para todos.
Hoy enseñaremos a nuestros hijos e hijas
esa lección de lucha y sacrificio que nosotros mismos aprendimos.
Hoy tus brazos y mis brazos compañera, no producirán beneficio alguno,
para que la suma de todos los brazos sea el mayor de los beneficios.
Hoy seremos calle, plaza, avenida…
Hoy seremos pueblo, canción y grito…
Hoy seremos pan que se comparte y vino que se derrama…
Hoy seremos consigna, lema y mano alzada…
Hoy seremos, hoy seremos… ¡fuego y piedra, si es preciso…!
http://unacasaentrelaniebla.blogspot.com.es/

Teresa Naranjo
REVOLUCIÓN EN CLAVE DE “MI”
Sostenida en el gesto
para ahuyentar la rabia
plantada ante la sede del mal,
detenida y desobediente,
como no me enseñaron a ser
como no me dijeron que fuera.
¡Ni un paso más ¡
HUELGA por virtud,
sin bandera,
HUELGA por mi centímetro cúbico
de aire,
por el tuyo,
por las cabezas agachadas,
por los números sin nombre,
por el pan de un solo dueño,
HUELGA por el vacío de los ríos,
por los techos sin casas,
por los perros apaleados,
por la evasión de la alegría.
Frente a la casa del mal, mi muñeca
ha parado el latido del reloj
y ha roto todas las horas.
¡Ni un paso más!

Orihuela, Antonio

CUBA

para Abelardo Sainz

La pesca está fatal, Antonio,

en los barcos ya no ves más que negros y marroquíes,

todos sin contrato ni hostias, claro

quién va a aguantar si no es un trabajador ilegal

jornadas de tres días seguidos sin dormir faenando en alta mar.

A los mejores, a los que aguantan ese ritmo,

terminan tramitándoles un contrato de trabajo,

esta es otra de las caras del negocio,

hasta seis mil euros se han llegado a repartir

entre el armador y los que mueven esos papeles

por un contrato de trabajo.

Tres días seguidos sin dormir, sí;

es que cada vez hay menos pesca

y cada vez está todo más caro.

Los fondos marinos están esquilmados.

Esa es otra, aquí también la administración hace la vista gorda

y es raro el barco que no instala motores

de hasta diez veces la potencia máxima permitida.

¿Que qué significa eso?

Pues la posibilidad de incrementar por cinco las capturas

y el que también tengas que trabajar por cinco tu también.

Hasta los ministros están detrás de todos estos chanchullos.

Los que salen con licencias y redes para pescar rape y pescadilla

vuelven con pez espada, que es ilegal.

El atún se etiqueta como procesado de productos del mar

no como pesca extractiva

y así no pasa por lonja,

va directamente a las grandes superficies.

Más del 30% de la pesca se vende sin declarar.

Igual pasa con las ayudas a la pesca, la mayoría

van a parar a empresas privadas que crían en cautividad.

Aquí la peña se las trae:

Los mismos ejecutivos que hablan de ligar el salario a la productividad

quiebran las empresas y reciben indemnizaciones millonarias.

Los héroes de La Roja se llevaron de prima 13 millones de euros,

pero si lo declaraban en España el fisco se quedaba con la mitad

y si lo hacían en su Sudáfrica la cosa les salía por cuatro duros,

así que ni se lo pensaron, eso sí, aquí llegaron

cantando eso de Soy español, español,

envueltos en la bandera y besando la insignia nacional.

Y las calles a tope; ahora, búscalos para que salgan a protestar

por un sueldo digno o por la Renta Básica.

Mercadona es elegida empresa ejemplar

y después nos enteramos que tira sus sobrantes a la basura

antes que donarlos a los bancos de alimentos,

que contrata matones para reventar huelgas

y que despide a las trabajadoras enfermas o embarazadas.

Caja Madrid decía en 2011 que tenía 300 millones de euros de beneficio

y un año después resulta que el agujero es de cien mil millones

y lo mejor es que nadie dimite, nadie es responsable de nada,

nadie investiga, nadie va a la cárcel pero a ti no se te ocurra

dejar sin pagar un recibo.

Está todo podrido, Antonio, empezando por los partidos

y los sindicatos de los partidos.

Ahora lo llaman crisis pero es sólo para poder seguir robando.

¿Qué capitalismo es éste que para vivir

necesita estar constantemente inyectándose dinero público?

Para qué pagar impuestos si nos dejan sin sanidad,

sin educación y sin pensiones.

¿Para mantener a los políticos y su policía?

Esto se acaba, dicen que la culpa es de los chinos

que trabajan por cinco y cobran por medio,

y porque también quieren vivir como aquí nosotros.

Yo he visto el mundo, y el mundo es demasiado pequeño

para eso, si hay para todos o no dependerá del modelo

que elijamos, si es Estados Unidos estamos jodidos,

necesitaríamos siete planetas como la Tierra para ello

y aún así tampoco sería posible, el petróleo está en las últimas,

pero nadie hace nada, al revés, huimos hacia delante,

hacia el abismo, la gente cree que el capitalismo es como Moisés

y que cuando lleguemos al mar Rojo se abrirán las aguas,

estamos jodidos, de verdad, este tinglado se nos cae encima

y la gente espera que papá Estado lo apuntale

porque somos como niños mal criados,

nadie quiere renunciar a nada, ni siquiera a su servidumbre,

somos siervos felices e irresponsables,

tú dices que hay disidentes, pero yo no veo más que gente en internet,

y eso me parece que hace el mismo efecto

que las calzadas romanas a los pueblos bárbaros.

Trabajan contra nosotros,

si no esos cacharros no nos los dejarían,

¿acaso te dejan las ametralladoras?

Esto es lo mismo, las redes sociales son los nuevos

ficheros de la policía,

ahí no hay nada de emancipatorio ni de inteligencia de clase

sólo pajas mentales y control monopolístico y estatal de

eso que llaman la red.

Las redes sociales son muy buenas para aislarte aún más,

yo creo que en realidad todos esos perfiles son falsos

que son policías los que están detrás de ellos

para tener entretenida a la gente y que no salga de casa

más que para ir en coche al hipermercado.

Esto es la guerra, una guerra de baja intensidad

con un estado de excepción permanente.

¿Cómo vamos a desertar? ¿Dónde están las afueras?

Tú dices que hay más gente cabreada con el mundo,

pero yo no sé dónde están, no los veo por ninguna parte,

formarán todos una sociedad secreta, no sé.

Sí, están los indignados, pero yo creo que su indignación

es más bien con el precio de los pisos

y las carreras que ya no sirven para conseguir un trabajo bien pagado.

Yo no los veo por liquidar el orden que produce todo eso.

Mi indignación tiene más que ver con la inhumanidad del mundo

y para acabar con ella aquí tendremos que dejar atrás

muchos privilegios y comodidades,

dicen que para que el planeta no reviente

tendríamos que reducir nuestros consumos al nivel de Cuba

y los países pobres elevarlos hasta ese mismo nivel.

¿Quién va a querer vivir como en Cuba?

Antonio Orihuela

http://vocesdelextremopoesia.blogspot.com

                              

Eladio Orta
Poema casiplagiado
se coge un camionero
con banderita tu eres gualda
en el reloj
foto de franco en el salón
guardaespalda de la patronal
en la primera huelga general
de la etapa democrática
y se le mete en una lavadora
de todo a cien
y sale un elegante pesoista
chaqueta y corbata marca registrada
clases particulares para aventajados
alcaldes en series
y en mente militarizar
la policía municipal para borrar
del mapa al personal inadaptado
a las sandeces de un alcalde botarate
amigo intimo de los pelotazos mobiliarios
rojo salvador de las tinieblas
es un pájaro destroza paisajes
con cuarenta quilos de peso
en el pico

Eladio Orta

Paco Ortiz
Qué queréis, ¿que os cuente una huelga?
Una huelga es como un amor
o un parto
o una inundación;
hay que sentirla en las arterias,
latiendo como un grito
que solo escuchan los que están en huelga.
No se pueden contar las noches en vela
durmiendo de incógnito,
en la incertidumbre acompañada
imaginando, deseando,
subiendo y bajando las escaleras del desánimo
Si no hemos podido contestar
las preguntas de nuestros hijos
al vernos en la tele,
apretujados y sin gracia,
detrás de pancartas incomprensibles
Qué vamos a poder contaros,
si a duras penas hemos logrado,
decirnos entre nosotros,
sin palabras, sin mirarnos casi,
que merecía la pena seguir otro día más
Como deciros que hemos vencido
la alergia a las cámaras
el temor a los juzgados
el dolor de la indiferencia
el desprecio de los jefes
y la hipocresía de los falsos compañeros;
Y que hemos aprendido
que la letra de la dignidad con lucha entra
que los trabajadores unidos jamás se quedan solos
que huelga con gusto no pica
y que la solidaridad,
es la única arma cargada de futuro.
Como deciros que nuestros sueños
tienen forma de transformador,
con sus chapas perfectamente apiladas,
sus estrobos y sus eslingas,
y que, soñando entre todos,
sin estar juntos, y sin pensarlo,
cada noche hacemos el trabajo
que la empresa nos quita de día
aunque esta vez,
la plusvalía se la lleva el viento
Como podremos haceros sentir
el frío de los piquetes de enero
en esas setenta madrugadas,
calando huesos y voluntades,
si mientras vosotros dormíais,
nosotros urdíamos planes, estrategias y miedos,
incendiando la noche con maderas viejas
y palabras nuevas e inquietantes
Como podríais comprender
que el mejor café del mundo
sale de los termos mágicos
de las compañeras,
justo a las seis de la mañana,
para devolvernos el color
y la alegría
mientras los pies
se empeñan en congelarse,
los muy cabrones
Vosotros no sabéis reiros al alba,
escuchando canciones
en megáfonos afónicos
mientras el cielo y los compañeros
se alborotan al unísono
para no helarse de frio
y de espera
Os podremos decir, acaso,
que en nuestra huelga
tuvimos traidores,
como en todas las batallas
que tuvimos desertores,
como en todas las batallas,
y también héroes,
que hacen de cada día su batalla.
Pero eso ya lo podéis imaginar
vosotros que venís aquí
a oir noticias de esta guerra
Os podremos decir, ah sí,
que hemos visto esquiroles,
que se parecían tanto a nosotros,
y es que, la necesidad,
nos hace a todos tan iguales
que casi no podíamos abroncarlos,
despreciarlos, como se merecen
pisotearles el nombre y mentarles la madre
Asi que solo podemos decir
que ojalá cada trabajador,
cada trabajadora
pudiera ser bendecido
con una huelga en su vida
para saber quien es él,
para saber quien es
cada cual y cada quién,
para conocer
a sus compañeros
y a sus enemigos,
para saber lo que significa
la palabra trabajador.

Mario Pérez Antolín
UN CUERPO PURO
El carnicero trae su mandil manchado de sangre
después de filetear la masa amorfa
que deja restos de harina en la camisa del panadero
tan blanca como el yeso que encostra el mono
durante la faena del albañil
dispuesto a limpiar la tinta
que se adhiere a las uñas del impresor
todavía triste
porque vio pasar el fantasma impoluto del amo altivo
y no sabía que el trabajo sucio
nos dota de un cuerpo puro.

Mario Pérez Antolín

http://marioperezantolin.blogspot.com.es/

Ana Pérez Cañamares
CAPITALISMO
El hombre seboso y trajeado se cuela en nuestra cama cada noche
después de follarse al universo viene a susurrarnos nanas
su obsesión por nosotros no descansa nunca
en nuestros sueños nos persigue
con su disfraz de perro, de vendedor, de cura
de espiga de trigo, de pistola en el bolsillo
su disfraz de muerte, su disfraz de vida
sé que tú le gustas con ojeras
yo le pongo cachondo cuando estoy cansada
con la voluntad suspensa
me quiere flaca aunque me tienta con chucherías
y a ti elegante aunque te duelan los huesos
me empuja a emborracharme pero no por diversión
sino para olvidar
que mis horas de ocio se cierran siempre con balance negativo
cuando estamos a punto de enfermar por agotamiento
nos premia con unas vacaciones
y nos tiende los billetes como el cazador
lanza un hueso al galgo que ahorcará mañana
me instiga a desear cosas que no necesito
aunque él nunca tiene para mí un regalo
dice que mis enemigos son aquellos
que quieren lo mismo que yo
porque no hay bastante
nunca hay bastante para todos
y nos cobra por lo que es nuestro
por el agua de lluvia
por el sol y la arena
por los claros del bosque
y los manantiales
secuestra a mi amor durante 10 horas cada día
y cada día me lo devuelve más viejo
con sus brazos lascivos abraza a mi hija
y yo grito ¡huye!
-he visto los primeros signos de rendición
en su rostro inocente-
pero no sé mostrarle la puerta de salida
y más que mi felicidad, lo que a él le preocupa
es atisbar en mi cara un rastro de consuelo
que me permita llegar hasta la próxima tregua
cada día me pone café en los labios
para que aguante, y luego una pastilla
que me aplaque los nervios, para que descanse y duerma
mientras él sigue haciendo conmigo lo que le viene en gana
(a veces se tumba sobre mí y yo con los ojos abiertos
miro al techo, y si se da cuenta me dice
que ya va siendo hora de pintarlo)
envenena la comida con que me alimenta
me prohíbe fumar mientras engorda mi ansiedad
y me quita los chupetes que podrían consolarme
provoca mi llanto
y después me obliga a maquillar las señales de la tristeza
si me pongo rebelde, ríe paternalista
cuenta que él también pasó por esa época
y mi rebeldía la rebaja a moda
que luce en camisetas los sábados por la mañana
cuando sale a comprar los cruasanes y el periódico
él me da detalle de cada asesinato, de todas las guerras
de las violaciones y los golpes de estado
pero tanta información me deja sorda y ya no escucho
los crujidos ni los llantos en voz baja
las señales del desmoronamiento
y él calla que cada muerto, cada herido
las mujeres violadas y los que sufren torturas
todos recibieron su visita antes de convertirse en lo que son ahora
se zafa de las culpas con promesas
pero yo sé que una palabra suya
bastará para condenarnos
y si desaparece es para espiar a salvo y oculto
en los bares, en los hoteles, en los baños, en las celdas
tengo que darle las gracias porque
¡tú eres una mujer moderna!, grita animoso
de las que habla inglés, trabaja en casa y en la oficina
va al gimnasio y aparenta menos edad de la que dice el dni
tienes nociones de pedagogía aunque apenas veas a tus hijos
y además fuiste bendecida con una vocación
para que puedas sentirte mejor que otras
(y yo callo que yo no quiero ser artista
si eso va a convertirme en diferente
porque ya me siento lo bastante sola
y no quiero competir en más carreras)
si muestro debilidad, susurra, todos querrán aprovecharse
(como si él dejara algo para los otros)
mejor será que despliegue arrogancia
(con todos menos con él)
de todo me habla pero no de quién recogerá los restos del naufragio
ni en qué lugar nos reuniremos los náufragos para organizarnos
para hacer un fuego, compartir la comida y quitarnos el frío
aunque antes hay que hacer acopio de fuerzas
para no abandonarse cada uno en su rincón
Un día, no sé cuándo, yo le voy a cobrar
sus cadáveres, las humillaciones
el secuestro de la inocencia
el expolio de los sueños
yo le voy a cobrar, no sé cuándo
y la primera puñalada que le voy a meter
va a ser por las caricias que no nos dimos
por los polvos que no echamos
tú y yo
cada vez que se cuela en nuestra cama
y nos dice que mañana, mañana, mañana
mañana el despertador sonará a las 6.30
y veinte minutos de sueño
nos harán mejores soldados a su servicio
Te lo juro, mi amor. Una puñalada
por cada polvo que nos robó
y luego ya el resto, por los presos, por los indigentes
por el dolor que no merecemos sufrir ni ver
por los campos arrasados
por los animales que se hacinan
por los niños que trabajan
por los ojos que se cierran por el cansancio y la muerte
por el tiempo que no volverá
por la vida que nos robaron
por la vida
mi amor
por la vida.

ANA PÉREZ CAÑAMARES

http://elalmadisponible.blogspot.com.es/

Pérez Lorenzo, José Félix
Piquetes y barricadas
Noche oscura
que jalea al viento
primaveras de otoño
sin nubes en el cielo,
la lluvia son las banderas
que hondean libertad
y hacen crecer las hierbas
de la justicia y la igualdad
en un mundo nuevo,
flores de abril
en pleno noviembre yermo,
arco iris solo de añil,
decolorado de tanto grumo
que espera al sol naciente,
para ver brillar en la tierra
solidaridad de sementera,
que irrigue los campos estériles
con flujos eternos
de sabios brotes verdes.
Piquetes, piquetes…
que hagan valer los derechos
con barricadas repletas de gente,
que defiendan las conquistas
y conquisten las defensas,
para poder vivir en armonía
en esta tierra
que es toda nuestra,
ni tuya ni mía,
que la vida entera es anarquía
y anarquía es soberanía,
orden perfecto sin gobierno,
que gobierno es el pueblo
sabio, libre y sin dueño.
A la Huelga Compañero!!
A la Huelga!!!
que la lucha es el camino
y solo el camino es el medio
para instaurar un orden justo
sin amos, sin esclavos…
sólo con hombres libres
y libres de esclavos serviles
que envilecen las cadenas
que nos atan a la máquina
sin ser eslabón en la escalera,
que peldaño a peldaño
nos eleve al ideal supremo
de un mundo justo y libre,
igualitario, liberado…
el sueño de un mundo nuevo…

José Félix Pérez Lorenzo

David Pielfort
No destruyas
que ya lo robarán.

(David Pielfort)

Balbina Prior
Subasta de sueños en la Era Heisei
Sabía que atravesando Akakira
al final se llega a una vieja fábrica de aceros,
donde los prendidos sueños arden
como en plena calle verdes
papeleras de plástico galvanizado.
Era todo un milenio en llamas,
crepitaban utopías y principios,
un viejo sombrero de fieltro de Pablo Iglesias,
y la daga samurai de un múltiple Harakiri.
Su resplandor iluminaba la máscara de la Era Heisei,
un ácido corroía los labios del milenio
una vez pintados de rojo carmín.
Todo era cenizas; asusta.
Como en el insaciable tanatorio de la M30
nadie se atreve a esparcirlas
por si tan sólo la grama crece,
algún deseo trasterrado y otro
sumiso siglo nada adverso
con el viático de su pasado.
Pero también cerca de Akakira
se encuentra una casa de subasta,
y a la espera quedo por si consigo
en rebajas alguna sombra de sueño.
Año XI de la Era Heisei
Takayama-Japón

Balbina Prior

José Luís Puerto Hernández
(en el costado izquierdo)
En el costado izquierdo,
En el del corazón,
El lado del sentir,
De la fraternidad,
El lado de la rosa de la sangre,
Con sus pétalos rojos,
Con aromas de luz y de alegría.
En el costado izquierdo,
El que más nos importa,
El que palpita y late,
El que se da y se entrega.
En el costado izquierdo, que es de todos,
El tintado de sangre,
Amapola de todos los veranos,
Melodía, canción,
La sístole y diástole, los ritmos
Que a todos nos impulsan,
Que nos dan tanta vida.
En el costado izquierdo.
En el costado hermoso del amor

JOSÉ LUIS PUERTO

Ana Patrícia Santaella
NO IMPORTA
No importa,
no importa.
Si el yunque paraliza su martillo,
si la polea detiene su rodaje,
si el brocal no desciende al pozo,
si carece de agua y brea
el torno movedizo
de nuestra alfarería.
Si el fulgor
debilitado
no halla abierto,
el tosco portón de las sombras
y rehúsa atravesarlo.
Es la senda,
el juego inefable de contrarios,
el herido contraluz
de fútiles paraísos,
la agridulce marea humana
que restaña
pese a todo,
a la entraña fugaz, compacta,
improductiva de la noche.
Alumbrando
una alborada insospechada.
.

Ana Patricia Santaella Pahlén. Córdoba

Conrado Santamaría
A la huelga huelga de la rebelión
Puesto que el gobierno
decreta excepción,
¡a la huelga huelga
de la rebelión!
¡Qué crisis tan dura
nos trajo el mercado
con ansia y usura!
Mas todo está atado:
el botín robado
y nadie en prisión.
¡A la huelga huelga
de la rebelión!
Patrón y jerarcas
hacen buen balance:
agotan las arcas,
y a otros el trance.
¡Menudo romance
de juez y ladrón!
¡A la huelga huelga
de la rebelión!
Y aquí a los de abajo
nos clavan espuela:
más horas de tajo
y menor cazuela.
Pero esto no cuela,
prestad atención:
¡A la huelga huelga
de la rebelión!
¡Que no haya avestruz
que esconda cabeza,
se cure en salud!
No hay mayor torpeza
ni peor bajeza
que la sumisión.
¡A la huelga huelga
de la rebelión!

Conrado Santamaría

Bernardo Santos
HUELGA GENERAL
Es un espacio, un tiempo, dos palabras,
pero también una puerta, un río, un martillo.
Es una lluvia horizontal, el mañana
en cada glóbulo rojo de la sangre.
¿Qué se puede gritar que sea más hermoso?
Hoy los brazos son para sostener el puño,
para rodear el cuerpo de los otros,
para levantar lo caído, para acunar futuros.
Hoy los brazos hacen lo que quieren,
es la huelga general.
Mercaderes de muerte, ¡hoy no haréis negocio!
Todo se ha parado para denotar vuestra mentira.
Decrecer para ser más,
y comer satisfechos el pan duro
porque no hubo nadie que hiciera el pan
y bajar a pie felices a la plaza
porque el autobús no tiene quien conduzca
y mirar hacia adentro para encontrar el cosmos.
Porque hoy nada se compra y se vende
como un ensayo general de pastores-recolectores.
Apagar para ver, cerrar para ser libres,
no ir para ser, decir no para pensar el sí,
romper para reconstruir,
parar para cambiar el rumbo
y sobre todo, apagar, cerrar, no ir, decir no,
romper y parar todos juntos, todas juntas,
porque somos nosotros los dueños del mundo.
Latir más lento para hacerlo a la vez.
Es el día de la melancolía de los talleres,
los invernaderos, las oficinas y los barcos de pesca.
Cuando los tornos y los ordenadores
sueñan sin amos, cuando el cemento
quiere ser pradera y el dinero
se convierte en agua.
¡Que apaguen las centrales nucleares!
¡que cierren la bolsa!
¡que den vacaciones a la policía!
Hoy es la huelga general y no las necesitamos.
Mañana tampoco.

Marta R. Sobrecuevas
Luna bucea,
aguanta la respiración.
Sólo hay un sol.

http://miraletras.blogspot.com.es/

Tárraga, Javier
Llama a Tarzán
Si intentaste protestar
pacíficamente oponerte;
si probaste a razonar
y su chillido estridente
recibiste por respuesta;
si llamaste a toda puerta
y disparates oíste;
si a la verdad se resisten
y tu voz quieren callar;
si trastocan el sentido
de lo que es justo y cabal:
no habrá duda en lo evidente,
¡es que el mono impunemente
nos pretende gobernar!
En un esfuerzo final
tratemos de alzar un grito
para llamar a Tarzán
Ayéee, ayayóoo, ayéee
¡Antropoides a la selva!
Pobre selva, mejor mar…;
pobre mar envenenado…:
¡Mejor están enjaulados
exhibidos por las ferias!

Javier Tárraga

Vallès Solé, Marc
EL PODER DEL PUEBLO
Las cadenas que en un pasado rompimos
quieren ponernos otra vez,
más ya aprendimos a desconfiar
de aquellos que nos las quieren poner.
No rebajarán más nuestros derechos,
no nos subirán más los impuestos
porque si lo hacen sin poder les dejaremos,
y es que una cosa es clara,
el poder lo tiene el pueblo
y cuando se olvide este principio
les tendremos que recordar
como aquí lucharon los anarquistas,
o como unos campesinos derrotaron al Zar.
Mucho se ha luchado ya
por los derechos de las clases bajas,
pero actualmente
priorizan bancos y cajas.
Gente humilde es echada de sus casas
mientras los ricos observan la situación con arrogancia.
Suficiente hemos aguantado ya
y no habrá mas solución que el naranjero
si no nos dejan de ahogar,
pero la lucha debe ser con la consciencia tranquila
pues suya fue la ofensiva
y lo nuestro una lucha a favor de la dignidad y la vida.

Marc Vallès Solé

Ivan Vergara
Debes recordar, recordarlo todo,
que caíste cien veces durante el sueño,
cuánto besaste el pezón de tu madre,
cómo el equilibrio permitió tus pasos,
cuánto pagaste por entrar al paraíso.
Recuerda tu primera muerte
y cuantas veces moriste en sueños,
que el día borrará su sombra,
que la vida se bruñe con derrotas,
que sí me mirabas y fingías ventanas.
Debes recordar, recordarlo todo,
que nos rebasó el logos
que nos aliviamos las heridas.
que una idea clara suena fascista.
Debes recordar, recordarlo todo.

Ivan Vergara 

Montserrat Villar González
LA NADA
En la nada hay frías estalactitas
que se convierten en espadas porque
entienden de sangre, pero no de calmas.
Hay rocas que se resisten a ser
arena templada por el sol,
a enriquecerse por el agua.
Hay infinitos cristales que no alcanzarán
jamás a ser diamantes o ventanas.
En la nada hay silencio eterno en el hueco
de las almas que se arrastran,
porque la nada nos vacía sin preguntar
por deseos, sin respetar co-razones,
sin envolver llagas.
En la nada no hay poesía,
la belleza es escarcha que cubre sueños,
descubriendo arañas que te envuelven
con la tela que arrastran.
En la nada no caminas
porque el cuerpo se abrasa
al no respirar más que hiel,
envidia y desesperanza.
La nada no es blanca, no es negra,
no es más que silencio y años
de perdido tiempo, sin ocuparte
de tus propias ansias, sin cumplir
tu destino, sin llenarte de sabia,
mientras el mundo se ausenta
convirtiendo en noche cada mañana.
En la nada hay frías estalactitas
que se convierten en espadas porque
entienden la sangre, sin reconocer las calmas
http://montsevillar.blogspot.com.es/

Felipe Zapico
*El enemigo*
He conocido al enemigo
mientras yo tomaba un nº3
ellos tragaban bocadillos
a dentelladas manifiestas
engullían sin
pausa
ni perdón.
Lo peor llegó cuando tuvieron
sus bocas vacías
y empezaron
a engullir obreros
a
lanzar dentelladas
a la huelga
a todos los trabajadores
a los funcionarios por supuesto
a todo lo que se movía.
Después recogieron La Gaceta de la mesa
se abrazaron en el parking
y montaron en sus todo terrenos
atestados de esquís
y se fueron dispuestos
a despedir
a finiquitar
a ererizar
a machacar
a
cuantos obreros
aparecesiesen ante ellos
el lunes.
Sentí enormemente carecer de un buen
kalashnikov a mano.
Pero me he quedado con sus caras.

Felipe Zapico

http://narcisoelvalvulista.blogspot.com.es/

Rafael Peralto_Homenaje a Nel Amaro (II)

Rafael Peralto_Homenaje a Nel Amaro(II)

http://www.peraltopoesiavisual.com/32201/index.html

David Pielfort. Urna de reclamaciones

David Pielfort. Urna de reclamaciones

LOSNUEVELIBROSDELAHISTORIADELDAÑO

Labondad

sedesgasta.